31 de mayo de 2017

7 Formas de riqueza que no valoramos.


La Riqueza que todos merecemos



    La riqueza no es sólo cuestión de bienes materiales y monetarios, si bien es cierto que poseer estabilidad económica garantiza un futuro prometedor y el acceso a bienes y servicios;  no es menos importante la incalculable riqueza que de forma espontanea obtenemos desde el mismo momento en que nacemos. Nuestros mayores privilegios en el mundo son:


1

    Tener una familia: la mayor riqueza del ser humano es crecer con el calor de una familia, que a pesar de los inconvenientes, que nunca faltan, siempre están ahí, apoyando, dando afecto y motivación.


    2

    • Ser libres: en pensamiento, palabra y acción, poder construir nuestro propio juicio del mundo, activar y promover nuestros paradigmas.

    3

    • Disfrutar de nuestros sentidos a plenitud: oler, saborear, ver, escuchar y palpar.

    4

    • Poseer salud: para enfrentarnos a los retos e irrumpir en lo novedoso sin limitaciones.

    5

    • Tener la capacidad de discernir y de decidir: aspecto esencial para formar la personalidad triunfadora, y segura de todo ser exitoso.
    6
    • Gozar de la embestidura del amor incondicional: es esta quizá la más relevante de nuestras riquezas, de ella se desprenden valores y principios que hacen la vida del hombre valiosa y significativa. 
    7
    • Servir y dar: otros de los dones del amor incondicional es nuestra capacidad de servir de corazón y dar sin querer nada a cambio.


        Somos los seres más evolucionados del planeta, somos los dueños de la tierra, sus paisajes, su oxigeno, sus contrastes y su infinitud; nacimos y estamos ocupando un espacio en el universo, poseemos sentidos que nos orientan y nos hace posible el desarrollo, estamos dotados de inteligencia, atesoramos la intuición para protegernos y orientarnos, el Dios sagrado y sabio mora dentro de nuestro espíritu y como si fuese poco, ostentamos el libre albedrío para determinar lo que más conviene y el camino a seguir.


       Si te identificas con alguno de ellos, entonces, podrás dar testimonio en lo que consiste la verdadera riqueza, esa que jamás podrás perder, ni nadie te podrá hurtar. Cuando nos identificamos con algo, abrimos nuestros brazos a esa posibilidad e irremediablemente atraemos hacia nosotros eso que soñamos, además de riqueza de todo tipo, abundancia y amor verdadero. Porque la energía jamás se detiene y porque el universo es nuestro mejor aliado. 


       Mueve tu energía reconociendo tus privilegios y riquezas innatas y verás aparecer ante ti toda la generosidad del mundo. 


    Si te gustó comparte, comenta o regálame un me gusta.